Silvia Piñeiro  | “No me perturba los que no puedo tocar”

Silvia Piñeiro
“No me perturba los que no puedo tocar”

Se han cumplido 30 años desde que montó su primera compañía teatral, 40 de su elección como presidenta de las Asociación Femenina de Básquetbol de Iquique, y quizás cuantos años más de la época infantil cuando se inició como actriz en los campamentos de Vida Sana. Después de haber protagonizado casi medio centenar de obras y de su participación en Juani en sociedad, de Canal 13, su vida, su nombre y su personalidad pueden ser consideradas entre las más populares de nuestro siglo teatral.

Diga con cuál de los siguientes pecados capitales es usted más comprensiva: soberbia, envidia, lujuria o avaricia…

-Con la lujuria, lindo, ¿y usted?

¿Qué cosas cambiaron en relación de pareja con la llegada del hijo?

 -Que antes de él no dormíamos dos, y después no dormíamos tres.

¿Qué sugerencias haría usted a la oposición democrática chilena?

 -¡Que se unan, por favor!

¿Cuántos son sus amigos?

-Me van quedando pocos

¿Qué prefiere que hagan con su cuerpo después de muerta?

-Eso de cremarse, lo he pensado, pero siempre me queda la esperanza de resucitar al tercer día.

¿Figura de cine o la televisión que logra perturbarla?

-No me perturban los que no puedo tocar.

¿El más pernicioso personaje de nuestra historia?

-¿Puedo pasar, lindo…?

¿Qué saldo da el balance de su vida afectiva hasta hoy?

-Ayer me quiso un hombre. Hoy me quiere todo Chile.

Describa sus vacaciones perfectas.

-¿Cuáles…? ¿Las que hace 36 años que no tomo? No se olvide que soy actriz en Chile.

Supongamos que se nos han perdido todas sus fotos. ¿Qué descripción física haría de usted para que nuestros lectores la identificaran sin dificultad?

-Chiquitita, sintiente y con sombrero.

¿Se ha sorprendido actuando bajo el influjo de alguna superstición?

– No de una: de todas.

¿Actitud femenina que le saca de quicio?

-La tontera de las que se mueren sin saber cómo nacen las guaguas.

¿Qué tipo de reuniones provocan en usted la tentación de convertirse en el Llanero Solitario, en el lobo estepario o algo parecido?

-No me gustan las reuniones de más de dos personas.

¿Cómo definiría sus relaciones con la religión?

-Con el Caballero de arriba, muy buenas. Con los caballeros de abajo, regulares.

Personaje de la televisión que más admira. ¿Por que?

-Tres: César Antonio Santis, Cecilia Serrano y el Pollo Fuentes, por bonitos y simpáticos.

¿La profesión más mentirosa?

-¿Se enoja, lindo, si le digo que el periodismo? Pero le agrego: el teatro.

¿Qué hace para enfrentar los momentos de depresión?

-Latearme sola, por estúpida.

¿Qué situación vivida por otras personas le produce envidia bajo control?

-Una pareja tomada de la mano.

¿Qué tal es su comportamiento cuando se halla enferma? ¿Y en general respecto de la salud?

-Me carga quejarme! ¡Me carga sentirme enferma! La cama me gusta sana.

“Las mujeres se visten para que las miren las otras mujeres; adornan sus casa para asombrar a las otras mujeres. Si no existieran las otras mujeres, las mujeres serian excelentes” Así lo ha dicho Paul Corey, ¿Qué cree usted?

-Que tiene toda la razón del mundo.

Después de varias preguntas suaves, ¿no cree que está bueno que nos diga algo sobre su posición frente al sexo?

-Si hubiera algo mejor, se habrá oído decir.

Cuando habla usted, ¿le duele mucho interrumpirse?

-¡Bastante!

¿Con quién o con quienes ha dado usted los más profundos bostezos?

-Con esas personas que, como yo, les carga que las interrumpan.

¿Cuál es para usted el colmo de la idiotez?

-Vivir preocupada por la impresión que causamos en los demás.

¿Suele hablar cuando nadie la ve y escucha?

-¡Ay, mucho!

Relate la mejor locura de amor que ha cometido

– Lo lamento: es secreto del sumario.

¿Cosas que nunca ha hecho por temor al ridículo?

-¿El ridículo…? ¿Qué es eso…? ¿Se come…?

¿Para qué tipo de juegos aún se deja tiempo?

-Me encanta jugar al amor; pero debo conformarme con el póker.

¿En que recibió elogios como estudiante?

-Fui una alumna simpática… nada más.

¿Siempre duerme tranquilamente?

-Pocas veces duermo tranquilamente.

¿Qué siente cuando piensa en la muerte?

-¡No quiero morir!

¿Qué mira primero en el hombre? ¿En la mujer?

-Los miro enteros.

Ver texto publicado en revista en formato PDF Silvia-Piñeiro