Raúl Matas  | “Soy de ideas fijas. Pero no es defecto, ¡créame!”

Raúl Matas
“Soy de ideas fijas. Pero no es defecto, ¡créame!”

Discomanía es el único programa de un chileno que se ha transmitido por más de cien  estaciones de radio de las tres Américas, al cual él le puso fin exactamente al cumplir 25 años de transmisiones, en 1971. Repetiría esa hazaña más tarde en la TV. Con la excepción de Bobby Deglané, ningún otro chileno ha logrado a través de la radio una fama tan universal e indiscutida dentro del mundo de habla española.

Se fue de Chile tres días después de la asunción de Salvador Allende. Y regresó muchos años después. El chileno, después de verlo diariamente por más de ocho años leyendo el noticiero de TVN ha terminado asociando su imagen con el gobierno de la derecha con Pinochet. Este fenómeno no da a ambas partes ventajas comparables, de acuerdo a muchas opiniones críticas.

Hijo de un inmigrante catalán que quiso dedicarse a las tablas y terminó en el negocio de la… madera, ha sido hombre carismático en la España de Franco y en el Chile del general Pinochet, sabiendo poner en los medios audiovisuales momentos de distracción que rompan la monotonía, sin recibir de los opositores adjetivos de ortografía dudosa.

¿Cuál es el más español de sus rasgos de carácter?

-La tenacidad, tal vez. La perseverancia. Mi mezcla es valiosa. Padre catalán y madre chilena, hija de andaluces, de Granada. Mi madre es la mujer de mayor intuición que yo haya conocido. Desapareció hace ya más de 10 años como consecuencias de aquel riñihuazo que hirió al sur de Chile.

¿Cuáles son los defectos más notorios que Ud. advierte en la clase media chilena?

-Usted es muy joven. No se haga ilusiones de que uno advierta defectos en la clase media cuando pertenecemos a ella.

¿Cuáles son los defectos notorios que Ud. advierte en la clase más alta de Chile?

-Todas las clases altas son castigadas con la opinión ajena. En todo el mundo. Yo sé que hacen caridad, sin alharaca. Manejan grandes empresas que dan trabajo a millones.

¿Cómo se las arregla para estar siempre más menos contento y para llevarse bien con la gente?

-Dice que los nacidos bajo el signo Leo son optimistas por naturaleza; y respeto las opiniones ajenas…

¿Cuál es su estado de ánimo respecto a Chile?

Nos hemos visto en épocas mucho peores. Saldremos adelante.

¿Cuál es la reforma a la que más aspira?

-Yo abogo simplemente por que sigamos al pie de la letra aquello de “amaos los unos a los otros…”

¿Qué diría si Pinochet le pidiera un consejo?

-El Presidente… ¿A mí? ¡Qué sorpresa!

¿Cómo se definiría usted respecto del dinero?

-Simpatizante.

¿Ha sentido deseos de matar a alguien?

-No, pero reconozco que ayudo a Charles Bronson o al dirty Harry (Clint Eastwood) cuando se toman venganza.

¿Cuál es el lugar que mejor define a Chile?

-De los que yo conozco, Valdivia, como muestra de lo que una nación puede obtener con inmigración sobresaliente.

¿Qué haría si las maquinas robotizadas le hicieran innecesario trabajar?

If you can’t beat them, join them… Si no puedes vencerlos, únete a ellos…

¿Cuál es el personaje internacional que le irrita ver o escuchar?

-Ese Gadafi… ¿No habrá una manera de corregirlo?

¿Cuáles son sus métodos o hábitos para “desenchufarse” del trabajo en días y horas de descanso?

-En una habitación, a puertas cerradas, lectura y música. Espectáculos de la televisión de Estados Unidos en videocasete.

¿A qué le tiene miedo?

-A la mentira.

¿Cuál es el peor defecto que aceptaría confesar aquí?

-Soy un tipo de ideas fijas. Pero no es defecto, ¡créame…!

Cuente cómo experimenta y maneja su agresividad.

-Cuando la veo venir, me aíslo y en pocos segundos la domino.

Cuando se halla deprimido ¿qué recuerdos le ayudan a sonreír?

-Le contestaré cuando me sienta deprimido.

¿Se ha sentido a ratos demasiado diferente a la mayoría, casi un ser extraño?

-Eso le pasa a usted, por internarse tan a menudo en las selvas… A nosotros, aquí, no nos queda tiempo para sentirnos extraños.

¿Cuáles son las profesiones o actividades más distantes de su vocación?

-No se puede decir “de esta agua no beberé”, pero me cuesta imaginarme en la ganadería o deslumbrando como economista.

¿Qué comportamiento de la sociedad le resulta incomprensible?

-La ligereza para juzgar.

¿Qué virtud suya intentaría que se le reconociera como acto de justicia?

-Soy enemigo de reunir antecedentes y presentarlos yo mismo para obtener premios. Si se ha cometido la injusticia de no reconocer mi mayor virtud, guárdeme el secreto… ¿Puede?

De muchacho habrá luchado y discutido por ideas e ideales que luego ha juzgado equivocados ¿Recuerda alguno?

-Sigo en mis trece. Ni sacar la vuelta, ni hacer perro muerto, ni hacer la cimarra (o la chancha).

¿Cuál es para usted la mejor hora del día?

-Todos tienen su encanto. Yo le doy gracias a Dios porque amanezco siempre con buen ánimo. Me gusta vivir. Pero no le temo a la muerte.

¿Qué le enfurece?

-La impuntualidad.

¿La mayor satisfacción que usted ha tenido?

-Ganar premios internacionales en España, Argentina y Chile.

¿Qué es lo que más le gusta de sí mismo?

-Mis silencios.

¿Qué siente frente a la homosexualidad?
 -RESPETO

¿Se ha sorprendido a sí mismo siendo majadero o insistente en algún tema? ¿Cuál?

-Dar consejos sin que me los pidan.

Casi todos sufrimos de los llamados “automatismos superfluos”. ¿Ha sido vencido usted por alguno que le incomoda?

-Creo que sí. Me comí las uñas en Buenos Aires, me arreglo los lentes desde muy joven y me muerdo los labios muchas veces. Nada superfluo. Ayuda mucho a buscar comodidad.

¿De qué fobia o temor infantil aun no logra liberarse?

– No me queda nada de eso que ofrecerle, lo siento…

Nota. Raúl Matas murió en Santiago el 31 de diciembre de 2004.  Ver texto publicado en revista en formato PDF Raúl-Matas