Maitén Montenegro | Me gusta el hombre honesto, simpático, callado y con plata

Maitén Montenegro
Me gusta el hombre honesto, simpático, callado y con plata

Hija de un actor, Raúl Montenegro, cuyos viajes lo alejaron de su única hija por periodos cada vez más largos, y fue dejando más allá de la frontera un reguero de hijos nuevos. Siempre, sin embargo, ambos se han mantenido unidos por la sangre y el teatro. Maitén Montenegro ya lleva caso 20 años de carrera, y su rostro lleno de expresión, de carácter y de simpatía no podrá ser borrado de la historia de nuestros escenarios y la televisión: baila, canta, actúa, produce, crea y no descansa.

¿De quién ha heredado su admirable ansia de navegar sin dejarse llevar nunca por la corriente? No lo sabe ni lo sabemos. Pero eso se nota en sus respuestas a nuestro interrogatorio.

¿Qué colecciona?
-Neuras, dudas, inestabilidades. Tengo una colección que un español llamaría ¡de miedo!

¿Qué posición suya en materias morales o profesionales es mal comprendida por sus colegas?

-Mi inflexibilidad. Soy demasiado obstinada en algunos conceptos, demasiado dura. Eso resulta difícil de entender para los demás

¿La mayor satisfacción que ha tenido?

-Estoy recién casada, tengo un hogar, hijo sano, padres vivos, trabajo en lo que me gusta, me aman, me aceptan… ¡Qué más satisfacciones!

¿Ha sentido ganas de matar a alguien?

 De matar, no. Pero de que se enferme…

¿Desde cuándo que no llora?

-¡Soy lo llorona!

¿A quién ve cuando se halla sola frente al espejo?

-A una mujer que tiene todo para ser feliz, pero que se complica tontamente.

¿Rasgo de carácter que le ha hecho mayor daño?

-El ser demasiado criticona.

¿A qué majadero le quitaría el uso de la palabra temporalmente?

-Siempre que intento nombrar a alguien de manera despectiva pienso que lo sentirá su familia y no puedo hacerlo.

¿Qué haría si un mancebo desnudo irrumpiera en su camarín compulsivamente?

-Entraría la guata.

Don extraordinario que le gustaría poseer.

-Dos: mirar dentro de las personas y sanar a los enfermos.

¿Cómo maneja su agresividad?

-Explosivamente. Y cuando la manejo, la manejo recontra poco.

¿Qué recuerdo le ayuda a sonreír cuando se halla deprimida?

-Cuando estoy deprimida no sonrío con nada; mi hijo consigue animarme, y pensar en él es lo que más me anima.

¿Qué cualidad le agregaría al hombre chileno?

-Responsabilidad.

¿En qué le es grato gastar el tiempo libre?

-Conversando, viajando.

¿Qué le parece el día domingo?

-¡Fantástico! Flojera, regaloneo, familia.

¿Qué aprende con facilidad y qué con esfuerzo enorme?

-Tengo facilidades para aprender de todo, y debo hacer un esfuerzo enorme para no olvidarlo.

¿Qué situación vivida por otros le produce envidia bajo control?

-Las que tienen mellizos. ¡Qué maravilla!

¿Suele hablar sola? ¿De qué?

-Si… De mí.

¿Por qué siente mayor curiosidad?

-Por todo lo extraterrestre.

¿Cómo definiría su relación con Dios?

-Intermitente

¿Qué es lo que le gusta más de sí misma?

-…No me caigo demasiado bien que digamos.

¿Y qué le desagrada más?

-Lo analítica que soy en todo. Pierdo la vivencia, la sensación…y me envuelvo en la lógica y el análisis.

¿Cualidad que aprecia más en el hombre?

-Que sea bien hombre, que tenga honestidad, franqueza, ternura, que sea capaz de aceptar sus errores; que tenga buen humor, plata simpatía; que sea amistoso, callado, limpio… (¿Era una cualidad no más?)

Ver texto publicado en revista en formato PDF Maitén-Montenegro