Gonzalo Cienfuegos | “Jamás he sido infiel”

Gonzalo Cienfuegos
“Jamás he sido infiel”

Publicado el 8 julio 1991

Lo que está más lejos de su vocación (lo confesó durante el gobierno de Pinochet) “es la carrera de las armas, la proctología, la economía y la podología”. No tendría contento en esas actividades. Tampoco lo tuvo hace años en su oficio de pintor, donde después recibió todos los elogios.

–¿Ha querido morir?, le preguntaron cuando se iniciaba en la etapa difícil de los 30 años.

–Sí, yo creo que sí. En momentos de frustración y de descubrir el absurdo, y lo poco indispensable que es uno. De saber que no tiene ninguna importancia todo lo que uno hace. Como soy depresivo, se suma una depresión y uno dice: ¿Para qué…? Lo que nos salva es la esperanza de que algo va a pasar. Uno hace hora.

A los 41 años la hora de sus grandes llamaradas ha pasado. Es un pintor que ha sabido de éxitos y alegrías. Aunque lo que más le gustaría es dirigir una orquesta…

¿Ha ido al sicólogo o es usted de aquellos que piensan que es cosa de locos?

Sí, he ido, y además pienso que es cosa de locos. Pero estoy seguro que más del 90 por ciento de la población mundial está loca. Hoy lo normal es estarlo.

Descartando lo obvio, ¿en qué le parecen enteramente distintos hombre y mujer?

En la incapacidad del hombre de comprender la importancia de lo simple y lo inmediato.

¿Tres características propias de una mujer de mal gusto en el vestir?

Gorda, apretada, vestida de azulino con café.

Defínase respecto de la religión.

La mejor vía para resolver los problemas existenciales. Vitamina para la esperanza.

¿Su planteamiento sobre la homosexualidad?

Al no estar diseñado este mundo para los homosexuales, la soledad, la inestabilidad emocional y el dolor son frecuentes entre ellos. Es una minusvalía ingrata.

¿El peor defecto que aceptaría confesar aquí? (no sea muy indulgente).

Me angustian mis verdaderos defectos como para hacerlos públicos. Del racimo de defectillos, descolgaría cierta desconexión ante situaciones difíciles.

¿Qué tiene Chile que otros países no tienen, al menos en la misma proporción?

Smog, sentido del ridículo.

Amenazada su casa, ¿qué sacaría después de salvar a la familia?

Mis cuadros.

¿Qué le ha producido mayor satisfacción? (No cuente a su encantadora familia, por favor).

El haber logrado desarrollar una reconocida obra pictórica.

¿Actitud femenina que le saca de quicio?

Hiperkinesis histérica.

¿Y masculina?

La arrogancia machista.

De los socialismos reales, ¿qué rescataría para Chile?

Nada.

¿Qué sociedad actual le satisface más por la forma como ha resuelto la mayor parte de los problemas sociales, políticos y económicos?

La chilena.

Subercaseaux no encontró mejor solución para insuflar alegría al chileno que la… transfusión de sangre total. ¿Qué haría usted?

No creo que debamos insuflarnos alegría. Tal vez es más necesario el optimismo y la autoestima.

¿Y cuál es su posición frente al sexo?

Habría que limpiarlo de tanta basura y de tanto pecado.

¿Qué nombres ha recibido en su ambiente familiar y de amigos?

Tacho, Cabezón, Yoyo, Gonchi.

¿Su relación con la angustia?

Viví falsas angustias en el pasado, producto de creencias arquetípicas muy ajenas a la realidad. Hoy creo tener una relación más verdadera.

¿Con qué automatismos superfluos manifiesta su tensión?

Pestañeando más de lo habitual y con una actitud de convertir mi cuerpo en una batería musical.

¿Por qué tanta gente joven tiende a la convivencia de pareja y posterga o rechaza el matrimonio?

Es una forma de pre-matrimonio que tal vez prepara mejora la pareja para el verdadero matrimonio.

¿Lo menos que le gusta de usted?

Una insuficiente entereza.

¿Lo que más le gusta de usted?

Mi intuición y sentimientos

¿El día pleno de su vida descartando lo familiar?

Mi cumpleaños número 40, imaginando mi exposición en el Grand Palais con mi mujer y todos mis hijos

¿Qué afinidad tiene con lo esotérico oriental en boga?

Atracción, curiosidad e intentos irresistibles para degradarlo. ¡Temor!

¿Respecto a qué materias, personas o grupos le diría a Aylwin “tenga cuidado, Presidente”?

De quienes pasan la cuenta por lo que han hecho y de los ultras, por su locura.

De las culturas que reconoce en sus antepasados, ¿cuál le parece más presente en su personalidad y en sus gustos?

Tal vez la irlandesa de mi abuelo Browne.

De lo dicho en contra suya, ¿qué le ha hecho gracia?

Que soy marxista.

¿Qué le pasa cuando se mira al espejo inmediatamente después de saltar de la cama?

Me asombro una vez más de seguir vivo y de la metamorfosis que sufro desde ese momento hasta que termino de acicalarme.

De la vida matrimonial, ¿qué cosa puede ser la más difícil de llevar armónicamente en el largo plazo?

Dormir en la misma cama.

¿En qué se parece a sus padres?

A ella en lo conciliador; a él en el amor por la música y la cultura.

¿Qué coincidencias ha descubierto con otros Libra?

Encanto, sutileza, equilibrio, armonía; y todo lo contrario.

¿Qué virtud suya intentaría que se le reconociera?

Haber tratado de ser un hombre bueno.

Ver texto publicado en revista en formato PDF GONZALO-CIENFUEGOS